Con motivo del concierto homenaje a la música griega contemporánea en Laredo

Radio Laredo1
La secretaria y el vicepresidente de “Periplo” en Radio Laredo.

Entrevista que ofrecieron el 11 de agosto de 2016 el vicepresidente y la secretaria de “Periplo”, Joaquín M. Mollinedo y Vicky Rouska respectivamente, en Radio Laredo a raíz del concierto homenaje a la música griega contemporánea en Laredo.

Entrevistadora: La Asociación Sociocultural Filohelena “Periplo” nos ofrece la oportunidad este domingo de disfrutar en la Iglesia de Santa Catalina a las 8 de la tarde de un concierto que sirve como homenaje a la música griega contemporánea. Su vicepresidente, Joaquín Martínez Mollinedo, está con nosotros esta mañana. Buenos días, Joaquín.
Joaquín M. Mollinedo: Hola, buenos días.
E.: Joaquín ha venido acompañado de la secretaria de este colectivo, que es Vicky Rouska. Buenos días, Vicky.
Vicky Rouska: Hola, buenos días.
E.: Vicky es griega de origen, de Tesalónica, aunque lleva bastantes años aquí en Cantabria. Vicky, además es la cantante de la agrupación que nos va a ofrecer este concierto. Joaquín, coméntanos un poco de dónde surge la organización de este concierto dedicado a la música griega contemporánea.
J.M.M.- Bueno, en principio el año pasado ya tuvimos un antecedente en Laredo, un festival de música. Trajimos un estilo de música popular que es muy griego, el rebético. Siempre pensamos en hacer un pequeño homenaje a la música griega contemporánea precisamente por lo desconocida que es en España. En esta ocasión nos vamos a centrar en el trabajo del que es el músico más importante, el compositor más importante de Grecia de los últimos sesenta años… y no es otro que Manos Jatsidakis. Una de las personas que más ha hecho por la música en Grecia. Queremos hacer este homenaje a la música griega contemporánea principalmente en la figura de este extraordinario músico del que algunos conocerán ciertos temas, puesto que hizo música para el cine. Por ejemplo, el de Los chicos del Pireo de la famosa película Nunca en domingo, por el cual obtuvo un Óscar, y que en España tuvo bastante predicamento. Pero sí que es cierto que en España no es tan conocido como otros músicos coetáneos suyos, como es el caso de Mikis Theodorakis. Stavros Xarjakos es otro grandísimo músico… Se trata de un movimiento de música que se generó a mitad de los años 50. Jatsidakis tuvo un grandísimo acierto, porque lo que hizo fue elevar la música popular griega a la música denominada culta [έντεχνο], siendo un músico de formación clásica. No hay un equivalente de ese tipo de música en España. Él se dedicó a captar los sonidos griegos que le llegaban, los elevó a lo clásico y los convirtió en un estilo musical que es muy importante en Grecia. De ahí han derivado multitud de músicos. Es decir, no podríamos hablar de la música actual griega sin hablar de una figura como la de Manos Jatsidakis.
E.: Pero, Vicky, como nos ponía de ejemplo Joaquín, aquí en España conocemos la música griega vinculándola casi siempre al cine. Conocemos a Jatsidakis o a Theodorakis por sus composiciones para el cine. Es curiosa esa relación, ¿no?
V.R.: La verdad es que en Grecia fue un poco diferente, porque la música de estos compositores estaba tanto en el cine como en la radio y la televisión. Recuerdo que de pequeñas mi hermana y yo esperábamos expectantes siempre que llegara el sábado para ver lo que era el film de la semana. Muchas veces el autor de la música era Jatsidakis, y seguir escuchando su música ha sido algo natural. Fue una cosa que a mí personalmente me marcó la infancia, la adolescencia, diría que me cambió la manera de sentir y percibir las cosas. Creo que así les sucedió a muchos o a la mayoría de los griegos. La música de Jatsidakis siempre es una referencia a la que recurrimos, y es para nosotros un refugio en estos momentos que nos sentimos bastante confusos y quizás desorientados por la crisis y todas sus consecuencias.
E.: ¿Cómo mantiene una griega en España el contacto con su tierra, con Tesalónica?
V.R.: Mi profesión me vincula muchísimo al idioma griego, porque soy profesora de griego moderno y traductora. Escucho mucho la radio, me interesa especialmente la vida cultural, de modo que siempre intento estar al tanto de las cosas que pasan.
J.M.M.: Hay que tener en cuenta que Jatsidakis en España es muy poco conocido, porque se editaba muy poca música griega en España. Yo recuerdo la primera vez que escuché a ese compositor hace muchísimos años, que fue una de las cosas que más me acercó a Grecia. Porque cuando escuchas su música, sientes cómo es el país. Habrá muy pocos griegos que no conozcan a Manos Jatsidakis, y hay muy pocos griegos que no hayan cantado una canción de Jatsidakis… que en sus casas no hayan cantado sus temas. Es un músico nacional, un músico de una calidad extraordinaria. Un músico conocido en Francia, en Alemania, en EEUU, etc. Ha grabado multitud de discos de clásica, música para el cine, para el teatro… Y la gran peculiaridad de esa música es que luego le ponían letra, pero le ponían letra poetas de muchísimo nivel, es decir que es una música muy culta. Es muy culta, pero a su vez está muy enraizada en la población, en la epidermis de los griegos. Cuando un griego oye a Jatsidakis, está oyendo una cosa muy griega. Es un tipo de música que por ejemplo en España no hemos tenido la suerte de generar. Aunque sí es cierto que hay muchos músicos europeos, incluidos españoles, que no han hecho otra cosa más que copiar el método de Jatsidakis, sin llegar ninguno de ellos a la altura de él. Bajo mi punto de vista es uno de los músicos europeos más importantes del S.XX en Europa, y muy conocido. En España menos, repito, pero muy conocido. Y lo que vamos a oír el domingo va a ser un concierto de mucha enjundia, de muchísima calidad, con una gran orquesta. Considero que va a estar muy bien; yo les he oído y la verdad es que estoy muy satisfecho.
E.: Vicky, háblanos de este concierto. Tú, repetimos, eres la cantante de ese grupo al que vamos a oír el domingo. ¿A ti como cantante esas partituras, esos temas de este autor te hacen sentir nostalgia, te hacen sentir orgullo por tu tierra?
V.R.: Sí, claro. Y es un honor interpretar estas canciones, además en esta tierra que me ha acogido y en la que me siento muy a gusto. Abordamos este proyecto desde un enorme respeto y admiración, y con mucho sentido de la responsabilidad. Es una música muy rica en ritmos y en matices, y cuenta con una belleza y elegancia que esperamos poder transmitir. La orquesta se compone de cinco músicos profesionales, que son profesores en conservatorios. Vamos a tener piano, violonchelo, flauta, violín, guitarra, buzuki y mandolina. Asimismo, vamos a enriquecer el programa con algún texto y algún poema. Este acto esconde varias sorpresas y hemos cuidado muchísimo los detalles. Estoy segura de que la gente va a disfrutar mucho. Nuestro objetivo no es que la gente solo acuda al concierto, sino que también lleve la música de Jatsidakis a sus casas.
E.: Pero tiene que ser complicado también transmitir todo eso que nos contaba Joaquín antes. Lo que para vosotros significa esa música siendo griegos. Llevarla a otro país, a otra forma de ser como somos los españoles, ¿no?
V.R.: Es complicado sobre todo porque a veces el sentimiento le desborda a uno.
E.: Aunque estáis acostumbrados a cantarlo, a interpretar esa música, os sigue llevando la emoción, ¿no?
V.R.: Es una música que constantemente se redescubre en Grecia y en todo el mundo. Se reinterpreta, hay nuevas versiones, hay gente joven que la sigue. Es una fuente inagotable de inspiración para nosotros.
E.: Es lo que estaba comentando Joaquín, que está viva todavía.
V.R.: Por supuesto. Y si nosotros nos hemos involucrado es porque llevamos vivo parte del legado de Jatsidakis. Es por eso que hemos diseñado todo este proyecto con mucho cariño.
J.M.M.: Es tan vivo tan vivo que es de los pocos casos de músicos que no siguen en vida, pero que siguen vigentes. Te sorprende muchísimo cómo la gente joven en Grecia sigue a Jatsidakis. No se le vive como una persona del siglo pasado, como un músico ya perdido, se le vive con actualidad. De hecho, hay versiones todos los días, todos los cantantes quieren cantar a Jatsidakis. Todos los cantantes que se precian de algo, la gente joven incluida, todos quieren cantar a Jatsidakis, porque es el más grande de todos.
E.: De todos esos temas –ya sé que te voy a poner en un aprieto, Vicky– que vais a interpretar vosotros, ¿cuál es en el que tú te sientes más cómoda como cantante? ¿El que más te gusta a ti interpretar o el que más te emociona, a lo mejor… ?
V.R.: Es muy difícil destacar solo uno. En estos momentos me gusta mucho la segunda canción que vamos a presentar, que se llama Το πουλί (El pájaro), que es un tema muy envolvente, muy intimista, y el cual tuve la suerte de cantar con María Farantouri el pasado noviembre en la Sala BBK de Bilbao con unos músicos excelentes. Espero que os guste a vosotros también.
E.: Siempre que la vas a interpretar te acuerdas de ese momento en Bilbao.
V.R.: Sí, mucho.
J.M.M.: Cantó en Bilbao invitada por una de las más grandes cantantes que ha dado Grecia en los últimos cincuenta años, María Farantouri. Cantaron juntas esta canción, y la verdad es que fue un momento muy emotivo.
E.: ¿Te salía la voz, Vicky, en ese momento?
V.R.: Es que en teatros así suele haber tanta luz que se proyecta sobre ti, que casi no ves nada. Así que te dices Bueno, estoy sola, voy a cantar…
E.: … ¡y adelante!
V.R.: ¡Exacto!
E.: Joaquín, tú que les has escuchado en otras ocasiones, ¿qué destacarías de este concierto o qué les pedirías a los oyentes que traten de conocer en ese evento?
J.M.M.: Yo lo que diría a los oyentes es que traten de seguir la evocación que tiene esta música. Porque yo cuando escuchaba a Jatsidakis y no sabía absolutamente nada de griego, incluso escuchándolo con letra en griego –o sin letra porque también hay versiones orquestales– a mí siempre me trasladó a Grecia. La primera vez que fui a Grecia fue hace cerca de 40 años, e inmediatamente cuando yo quería evocar el mundo griego tenía que poner un disco de Jatsidakis. Es un músico que llega muchísimo a la gente. Y de este concierto yo destacaría su grandísima calidad. Porque la selección que ha hecho Vicky sobre las canciones –hay muchísimas canciones– son la clave de él y creo que de lo más culto que ha hecho Jatsidakis en su trayectoria. Ha hecho muchas canciones, unas más populares y otras menos populares, pero estas digamos que son de muchísimo nivel. A la gente que le gusta por ejemplo la música clásica o que le gusta la música de autor, no se lo deben perder porque es sorprendente que no lo hayan oído nunca, bajo mi punto de vista.
E.: Y además es una ocasión difícil de encontrar salvo por iniciativas como la de vuestra asociación para poder disfrutarlo en directo.
J.M.M.: Eso sí que quería aclararlo. Es muy difícil encontrar un concierto de este nivel. Llevo muchos años persiguiendo la música griega y nunca he asistido a espectáculos de este calibre. Como el que tuvimos de rebético el año pasado aquí en la Casa de la Cultura. Muchos griegos se sorprendieron de que hubiera un concierto de rebético en Laredo. Sinceramente no se lo esperaban.
E.: Pues con todos estos detalles organizáis un concierto que a mí se me antoja precioso, con el sonido característico de todos esos instrumentos que nombraba Vicky antes, y a que los españoles nos hacen pensar en Grecia.
J.M.M.: Que no tenga miedo el público, porque además vamos a entregar las letras de las canciones en castellano, traducidas por Vicky y por un compañero nuestro filoheleno de Alicante –que es un trabajo también–. No estamos hablando de letras de canciones al uso, estamos hablando de canciones que son poéticas, son auténticos poemas, que tiene su complejidad traducirlos. Los vamos a entregar al público para que vayan ellos poniéndose en situación a lo largo del concierto.
E.: La poesía, Vicky, desde tu punto de vista de traductora es uno de los aspectos más complicados de transmitir al público cuando se traduce, ¿no?
V.R.: Desde luego, pero no queríamos perder esa parte, porque es fundamental. La música de por sí es un lenguaje universal digamos, y la música de Jatsidakis precisamente es pura poesía, pero la parte de la letra también hay que conocerla. Para mí es imprescindible.
E.- Así que desde luego si no conocen el griego como lengua –que es lo más habitual–, por lo menos podrán saber qué es lo que canta Vicky Rouska en ese concierto junto a sus compañeros, esos instrumentistas espléndidos que nos comentaban. Joaquín Martínez, Vicky Rouska, gracias por estar con nosotros. Les invitamos a este concierto: domingo a las 8 de la tarde en la Iglesia de Santa Catalina, un lugar precioso para un concierto de estas características. Gracias.
J.M.M., V.R.: Gracias a vosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *