Archivo de la etiqueta: Presentación

Cuentacuentos & presentación del libro “¡No vayas, foquita!” en Santander

who e are (3)

Cuentos tradicionales de Grecia y Chipre
Sofía Roilidou, docente y pedagoga, llega de Madrid con la maleta llena de cuentos de Grecia y Chipre, cuyos protagonistas absolutos son los duendes. Según la tradición, los duendes viven en las cavidades más profundas de la tierra. Sin embargo, durante los doce días que van desde la fiesta de Navidad hasta el día de la Epifanía, estos seres entrañables suben a la superficie para incordiar a la gente y hacer todo tipo de travesuras. Se introducirán juegos tradicionales de Grecia y Chipre para enseñar a los niños e interactuar con ellos, y también se hará uso de canciones.

La actividad se dirige a niños a partir de 5 años.

Lugar: Librería Gil, Plaza de Pombo, Santander.
Fecha: viernes 11 de enero
Hora: 17:30 h

Información y reservas: 942 075 762 o agenda@libreriagil.com

A las 19:00 h pasaremos a presentar el libro infantil ¡No vayas, foquita! (Editorial Sial-Pigmalión), traducido del griego por Sofía Roilidou.

Presentación del libro ¡No vayas foquita!
La foquita se queda sola y varios desconocidos le piden que les siga… ¿Les va a seguir o no? Esta fabulosa historia ayuda a los niños a comprender por qué razón no se debe seguir nunca a los extraños. La educación en temas de protección y defensa es una de las enseñanzas más importantes que hay que dar a los niños. El libro incluye una guía didáctica para padres y otra para maestros con ideas y consejos para el mejor aprovechamiento del cuento. Presentación a cargo de su traductora.

Sofía Roilidou
Clipboard02Doctora en Neurociencia por la Universidad Complutense de Madrid, con tesis titulada Trastorno por déficit de atención y/o hiperactividad: diferenciación neuropsicológica entre los subtipos inatento e hiperactivo. Máster en Neuropsicología Cognitiva por la UCM, Máster en PNL (Programación Neurolingüística) por PNL Madrid y Coaching profesional por IRYDE. Licenciada en Filosofía, Pedagogía y Psicología por la Universidad de Atenas. Profesora colaboradora del Máster en Dificultades de Aprendizaje y Trastornos del Lenguaje de la Universitat Oberta de Catalunya. Más de quince años ejerciendo como profesora de griego como lengua extranjera.

La historia de los duendes en el imaginario popular griego

papad-4Al amanecer, antes de que cante el gallo, los
duendes desaparecen, porque no aguantan la luz 

El pueblo griego ha sabido conservar sus tradiciones antiguas de la manera más festiva y graciosa. Es más, las enriqueció con su ingenio volviéndolas más elocuentes. Siempre ha pretendido aplacar a los espíritus astutos y traviesos, y su imaginación exuberante a la hora de inventar todo tipo de diablillos y monstruos reafirma su gusto por la mesura y la moderación, su concepto de lo bueno y bello.

Dodecaímero (Δωδεκαήμερο) se llama al periodo de doce días comprendido entre la Navidad y la Epifanía. Es cuando se desarrolla la historia de los duendes (en griego καλικάντζαροι/calicántsari). A lo largo de todo el año estos seres curiosos permanecen escondidos en el mundo subterráneo. Con la renovación de las fuerzas del bien, que simboliza el nacimiento de Jesucristo, surgen al mismo tiempo las energías que se oponen a tal espíritu constructivo, cuyos representantes son los duendes. Así se inicia una lucha abierta entre estas dos fuerzas contrapuestas.

AeridesgEl elemento religioso convive con el pagano en esta pintura
de P. Tetsis que nos transporta al Ágora romana de Atenas

Los duendes tienen miedo a los humanos, por eso durante todo el año intentan cortar el tronco del Árbol que sostiene el Mundo empleando sus dientes cortantes, hachas y pequeñas sierras, para que la Tierra se derrumbe. Sin embargo, Cristo con su llegada restaura los cimientos de la Tierra, y no deja que la humanidad desaparezca. Para celebrar este gran milagro, la gente está en vivaz movimiento: lava, limpia y prepara comidas y pasteles exquisitos.

Al oír todo este jaleo sobre sus cabezas, los duendes dejan sus quehaceres para averiguar qué está pasando. Suben a la superficie a través de los pozos y las fuentes de agua que emanan de las entrañas de la tierra. Se enteran del nacimiento de Cristo y se ponen a hacer todo tipo de travesuras, incordiando a la gente e induciéndoles a cometer maldades y pecados. Hacen sonar la campana de la iglesia, giran las páginas en el libro del cura, silban cual demonios, se meten en los sacos de harina recién molida, acceden a las casas a través de cualquier agujero o resquicio, echan a perder el aceite y el vino, se comen lo que les apetezca (sobre todo carne de cerdo y dulces), esparcen las sobras y dejan todo patas arriba. El fuego les da miedo, por eso la gente procura mantener vivas las llamas de la chimenea. Al amanecer, antes de que cante el gallo, desaparecen, porque no aguantan la luz.

Los nombres de estos diablillos varían según la zona, y su apariencia también es muy dispar. Según la cultura popular, se parecen a los simios, tienen orejas grandes y cola. Son pequeños, habitualmente de color negro o marrón oscuro. Sus patas a menudo son de caballo, burro, cabra, sapo o gallo. A los duendes no se les ve siempre, ya que suelen volverse invisibles al salir a la superficie de la tierra. No obstante, se les percibe incluso en el aire.

El 6 de enero, día de la Epifanía, los curas bendicen las aguas y rocían las casas con agua bendita para dar a los hombres una nueva vida espiritual. Los duendes, al ver al cura, echan a correr. Se pierden en las aguas y en las profundidades de la tierra, donde pasarán sus días del 7 de enero al 24 de diciembre. Allí, retoman su ardua e interminable empresa de echar abajo el Árbol que sostiene la Tierra, que está ya totalmente reconstituido.

EpifaníaPintura de P. Tetsis que representa la bendición de las aguas el día
6 de enero en el puerto de El Pireo y la desaparición de los duendes

La historia de estos duendes es una de las tradiciones navideñas que más encanto presentan a lo largo y ancho del mundo. Expresa la preocupación del ser humano que se enfrenta al fin de una etapa de su vida, de un año que termina y otro nuevo que comienza o la transición del invierno a la primavera. De forma que detrás de todas estas supersticiones metafísicas se esconde el temor primitivo del hombre al invierno y su oscuridad.

Los duendes hacían trastadas y se metían con la gente solo por jugar. Eran divertidos, inofensivos y, a decir verdad, no eran para nada aterradores. Iban de aquí para allá, daban saltos, bailaban y molestaban, pero no acosaban ni asustaban a la gente. Por eso, nosotros también invitamos a los niños a que jueguen y bailen en esta actividad lúdica, dando la bienvenida al nuevo año de la mejor manera, con ánimos y energías renovadas.

Cuentacuentos & presentación del libro “¡No vayas, foquita!” en Bilbao

who e are (3)

Cuentos tradicionales de Grecia y Chipre
Sofía Roilidou, docente y pedagoga, llega de Madrid con la maleta llena de cuentos de Grecia y Chipre, cuyos protagonistas absolutos son los duendes. Según la tradición, los duendes viven en las cavidades más profundas de la tierra. Sin embargo, durante los doce días que van desde la fiesta de Navidad hasta el día de la Epifanía, estos seres entrañables suben a la superficie para incordiar a la gente y hacer todo tipo de travesuras. Se introducirán juegos tradicionales de Grecia y Chipre para enseñar a los niños e interactuar con ellos, y también se hará uso de canciones.

La actividad se dirige a niños de 5 a 10 años.

Lugar: Librería infantil Sopa de Sapo, Plaza Indautxu, C/ Aretxabaleta, 6, Bilbao.
Fecha: sábado 12 de enero
Hora: 11:00 – 12:10 h (en griego) & 12:15 – 13:15 h (en castellano)

Se requiere reserva de plaza en el 94 405 47 58 o en hola@sopadesapo.com, indicando el idioma del grupo en el que desea participar el niño.

A las 13:15 h, al finalizar la actividad, pasaremos a presentar el libro infantil ¡No vayas, foquita! (Editorial Sial-Pigmalión), traducido del griego por Sofía Roilidou.

Presentación del libro ¡No vayas foquita!
La foquita se queda sola y varios desconocidos le piden que les siga… ¿Les va a seguir o no? Esta fabulosa historia ayuda a los niños a comprender por qué razón no se debe seguir nunca a los extraños. La educación en temas de protección y defensa es una de las enseñanzas más importantes que hay que dar a los niños. El libro incluye una guía didáctica para padres y otra para maestros con ideas y consejos para el mejor aprovechamiento del cuento. Presentación a cargo de su traductora.

Sofía Roilidou
Clipboard02Doctora en Neurociencia por la Universidad Complutense de Madrid, con tesis titulada Trastorno por déficit de atención y/o hiperactividad: diferenciación neuropsicológica entre los subtipos inatento e hiperactivo. Máster en Neuropsicología Cognitiva por la UCM, Máster en PNL (Programación Neurolingüística) por PNL Madrid y Coaching profesional por IRYDE. Licenciada en Filosofía, Pedagogía y Psicología por la Universidad de Atenas. Profesora colaboradora del Máster en Dificultades de Aprendizaje y Trastornos del Lenguaje de la Universitat Oberta de Catalunya. Más de quince años ejerciendo como profesora de griego como lengua extranjera.

La historia de los duendes en el imaginario popular griego

papad-4Al amanecer, antes de que cante el gallo, los
duendes desaparecen, porque no aguantan la luz 

El pueblo griego ha sabido conservar sus tradiciones antiguas de la manera más festiva y graciosa. Es más, las enriqueció con su ingenio volviéndolas más elocuentes. Siempre ha pretendido aplacar a los espíritus astutos y traviesos, y su imaginación exuberante a la hora de inventar todo tipo de diablillos y monstruos reafirma su gusto por la mesura y la moderación, su concepto de lo bueno y bello.

Dodecaímero (Δωδεκαήμερο) se llama al periodo de doce días comprendido entre la Navidad y la Epifanía. Es cuando se desarrolla la historia de los duendes (en griego καλικάντζαροι/calicántsari). A lo largo de todo el año estos seres curiosos permanecen escondidos en el mundo subterráneo. Con la renovación de las fuerzas del bien, que simboliza el nacimiento de Jesucristo, surgen al mismo tiempo las energías que se oponen a tal espíritu constructivo, cuyos representantes son los duendes. Así se inicia una lucha abierta entre estas dos fuerzas contrapuestas.

AeridesgEl elemento religioso convive con el pagano en esta pintura
de P. Tetsis que nos transporta al Ágora romana de Atenas

Los duendes tienen miedo a los humanos, por eso durante todo el año intentan cortar el tronco del Árbol que sostiene el Mundo empleando sus dientes cortantes, hachas y pequeñas sierras, para que la Tierra se derrumbe. Sin embargo, Cristo con su llegada restaura los cimientos de la Tierra, y no deja que la humanidad desaparezca. Para celebrar este gran milagro, la gente está en vivaz movimiento: lava, limpia y prepara comidas y pasteles exquisitos.

Al oír todo este jaleo sobre sus cabezas, los duendes dejan sus quehaceres para averiguar qué está pasando. Suben a la superficie a través de los pozos y las fuentes de agua que emanan de las entrañas de la tierra. Se enteran del nacimiento de Cristo y se ponen a hacer todo tipo de travesuras, incordiando a la gente e induciéndoles a cometer maldades y pecados. Hacen sonar la campana de la iglesia, giran las páginas en el libro del cura, silban cual demonios, se meten en los sacos de harina recién molida, acceden a las casas a través de cualquier agujero o resquicio, echan a perder el aceite y el vino, se comen lo que les apetezca (sobre todo carne de cerdo y dulces), esparcen las sobras y dejan todo patas arriba. El fuego les da miedo, por eso la gente procura mantener vivas las llamas de la chimenea. Al amanecer, antes de que cante el gallo, desaparecen, porque no aguantan la luz.

Los nombres de estos diablillos varían según la zona, y su apariencia también es muy dispar. Según la cultura popular, se parecen a los simios, tienen orejas grandes y cola. Son pequeños, habitualmente de color negro o marrón oscuro. Sus patas a menudo son de caballo, burro, cabra, sapo o gallo. A los duendes no se les ve siempre, ya que suelen volverse invisibles al salir a la superficie de la tierra. No obstante, se les percibe incluso en el aire.

El 6 de enero, día de la Epifanía, los curas bendicen las aguas y rocían las casas con agua bendita para dar a los hombres una nueva vida espiritual. Los duendes, al ver al cura, echan a correr. Se pierden en las aguas y en las profundidades de la tierra, donde pasarán sus días del 7 de enero al 24 de diciembre. Allí, retoman su ardua e interminable empresa de echar abajo el Árbol que sostiene la Tierra, que está ya totalmente reconstituido.

EpifaníaPintura de P. Tetsis que representa la bendición de las aguas el día
6 de enero en el puerto de El Pireo y la desaparición de los duendes

La historia de estos duendes es una de las tradiciones navideñas que más encanto presentan a lo largo y ancho del mundo. Expresa la preocupación del ser humano que se enfrenta al fin de una etapa de su vida, de un año que termina y otro nuevo que comienza o la transición del invierno a la primavera. De forma que detrás de todas estas supersticiones metafísicas se esconde el temor primitivo del hombre al invierno y su oscuridad.

Los duendes hacían trastadas y se metían con la gente solo por jugar. Eran divertidos, inofensivos y, a decir verdad, no eran para nada aterradores. Iban de aquí para allá, daban saltos, bailaban y molestaban, pero no acosaban ni asustaban a la gente. Por eso, nosotros también invitamos a los niños a que jueguen y bailen en esta actividad lúdica, dando la bienvenida al nuevo año de la mejor manera, con ánimos y energías renovadas.

Presentación de “Aquel vivir del mar. El mar en la poesía griega” de Aurora Luque

aquel-vivir-del-mar

«Los versos de todos los poetas de la Grecia Antigua están recorridos de ritmos y rumores marinos, de estertores de olas; de las espumosas crines de los hipocampos, del brillo elástico de los delfines, de los centelleantes senderos líquidos, solares o lunares. La imaginación helénica del mar es copiosa y tonificante. Nos surte de una memoria entrecruzada de barcos, de hombres y de dioses; de delfines miríficos, de golpes de remos, de vientos húmedos, de mástiles que no olvidan su destino amparador de árbol en el mar, de cadáveres semidevorados de marineros, de conchas ofrecidas como exvotos, de redes exhaustas, de olor de algas, de puertos saludados».

Aurora Luque habría deseado que en su primera juventud existiera una antología de las múltiples voces que cantaron al mar en griego a lo largo de un periodo de más de mil años. Al no encontrarla, decidió emprender ella misma la tarea: Aquel vivir del mar es su invitación a compartir el trayecto que va de Homero y Hesíodo a poetas tardíos como Filodemo o Rufino con quienes, como ella, aman el Mediterráneo.

La poeta y traductora almeriense, invitada por la Asociación Sociocultural Filohelena “Periplo”, realizará una lectura de varios fragmentos de la antología y comentará sobre los diferentes poetas que aparecen en sus páginas.

al

Aurora Luque (Almería, 1962) es, ante todo, poeta, aunque practica actividades en campos aledaños vinculados siempre a sus tres líneas principales de interés: el mundo clásico, la literatura de mujeres y la traducción. En este libro descubrimos una preciosa recopilación de poemas antiguos, que sin embargo se nos revelan vigentes, llenos de dinamismo y frescura gracias a la inspirada traducción de Luque.

El acto tendrá lugar el viernes 29 de septiembre a las 19:00 horas en el Centro Municipal de Ibaiondo (Edificio de la Bolsa), C/ Pelota, 10, Bilbao. Se firmarán ejemplares de libros de la autora previamente adquiridos.

Al día siguiente, sábado 30 de septiembre, a las 19:00 horas la antología se presentará en la Librería Gil, en la Plaza de Pombo de Santander. Se firmarán ejemplares del libro.

La entrada es libre y gratuita hasta completar aforo.

Blog de Aurora Luque: http://auroraluquepoeta.blogspot.com.es/
Más información sobre el libro: http://www.acantilado.es/catalogo/aquel-vivir-del-mar/

Showcooking de cocina griega en Bilbao

empenada-griega-de-puerros-2-680x1020

María Zannia, presentadora de Canal Cocina y autora del libro Cocina Griega, será nuestra invitada especial en el restaurante Grecocina de Bilbao, donde nos hablará de su maravilloso libro y nos hará una demostración de sus recetas.

Lugar: Restaurante Grecocina, cocina griega y mediterránea, Henao, n.º 30, Bilbao, Tel. 946 07 35 53
Fecha: Sábado 3 de junio
Hora: 19:00h
Entrada: Gratuita, previa recogida de la invitación en el restaurante (a partir del 30 de mayo).

Los participantes podrán adquirir el libro Cocina Griega firmado por la autora.

El evento cuenta con el apoyo de Ediciones Nobel.

Presentación del libro “Cocina Griega” en Laredo

Libro_MariaZannia_CocinaGriega2

María Zannia, presentadora de Canal Cocina y autora del libro Cocina Griega, viene invitada por “Periplo” a la Puebla Vieja de Laredo para presentarnos la cocina de su país natal y contarnos cómo surgió su maravilloso primer libro de recetas.

Lugar: Sala Rúas, Rúa del Medio, n.º 1, Puebla Vieja, Laredo (Cantabria)
Fecha: Domingo 4 de junio
Hora: 13:00h
Entrada: Gratuita

Los participantes podrán adquirir el libro Cocina Griega firmado por la autora.

El evento cuenta con el apoyo de Ediciones Nobel.

Con motivo del concierto homenaje a la música griega contemporánea en Laredo

Radio Laredo1
La secretaria y el vicepresidente de “Periplo” en Radio Laredo.

Entrevista que ofrecieron el 11 de agosto de 2016 el vicepresidente y la secretaria de “Periplo”, Joaquín M. Mollinedo y Vicky Rouska respectivamente, en Radio Laredo a raíz del concierto homenaje a la música griega contemporánea en Laredo.

Entrevistadora: La Asociación Sociocultural Filohelena “Periplo” nos ofrece la oportunidad este domingo de disfrutar en la Iglesia de Santa Catalina a las 8 de la tarde de un concierto que sirve como homenaje a la música griega contemporánea. Su vicepresidente, Joaquín Martínez Mollinedo, está con nosotros esta mañana. Buenos días, Joaquín.
Joaquín M. Mollinedo: Hola, buenos días.
E.: Joaquín ha venido acompañado de la secretaria de este colectivo, que es Vicky Rouska. Buenos días, Vicky.
Vicky Rouska: Hola, buenos días.
E.: Vicky es griega de origen, de Tesalónica, aunque lleva bastantes años aquí en Cantabria. Vicky, además es la cantante de la agrupación que nos va a ofrecer este concierto. Joaquín, coméntanos un poco de dónde surge la organización de este concierto dedicado a la música griega contemporánea.
J.M.M.- Bueno, en principio el año pasado ya tuvimos un antecedente en Laredo, un festival de música. Trajimos un estilo de música popular que es muy griego, el rebético. Siempre pensamos en hacer un pequeño homenaje a la música griega contemporánea precisamente por lo desconocida que es en España. En esta ocasión nos vamos a centrar en el trabajo del que es el músico más importante, el compositor más importante de Grecia de los últimos sesenta años… y no es otro que Manos Jatsidakis. Una de las personas que más ha hecho por la música en Grecia. Queremos hacer este homenaje a la música griega contemporánea principalmente en la figura de este extraordinario músico del que algunos conocerán ciertos temas, puesto que hizo música para el cine. Por ejemplo, el de Los chicos del Pireo de la famosa película Nunca en domingo, por el cual obtuvo un Óscar, y que en España tuvo bastante predicamento. Pero sí que es cierto que en España no es tan conocido como otros músicos coetáneos suyos, como es el caso de Mikis Theodorakis. Stavros Xarjakos es otro grandísimo músico… Se trata de un movimiento de música que se generó a mitad de los años 50. Jatsidakis tuvo un grandísimo acierto, porque lo que hizo fue elevar la música popular griega a la música denominada culta [έντεχνο], siendo un músico de formación clásica. No hay un equivalente de ese tipo de música en España. Él se dedicó a captar los sonidos griegos que le llegaban, los elevó a lo clásico y los convirtió en un estilo musical que es muy importante en Grecia. De ahí han derivado multitud de músicos. Es decir, no podríamos hablar de la música actual griega sin hablar de una figura como la de Manos Jatsidakis.
E.: Pero, Vicky, como nos ponía de ejemplo Joaquín, aquí en España conocemos la música griega vinculándola casi siempre al cine. Conocemos a Jatsidakis o a Theodorakis por sus composiciones para el cine. Es curiosa esa relación, ¿no?
V.R.: La verdad es que en Grecia fue un poco diferente, porque la música de estos compositores estaba tanto en el cine como en la radio y la televisión. Recuerdo que de pequeñas mi hermana y yo esperábamos expectantes siempre que llegara el sábado para ver lo que era el film de la semana. Muchas veces el autor de la música era Jatsidakis, y seguir escuchando su música ha sido algo natural. Fue una cosa que a mí personalmente me marcó la infancia, la adolescencia, diría que me cambió la manera de sentir y percibir las cosas. Creo que así les sucedió a muchos o a la mayoría de los griegos. La música de Jatsidakis siempre es una referencia a la que recurrimos, y es para nosotros un refugio en estos momentos que nos sentimos bastante confusos y quizás desorientados por la crisis y todas sus consecuencias.
E.: ¿Cómo mantiene una griega en España el contacto con su tierra, con Tesalónica?
V.R.: Mi profesión me vincula muchísimo al idioma griego, porque soy profesora de griego moderno y traductora. Escucho mucho la radio, me interesa especialmente la vida cultural, de modo que siempre intento estar al tanto de las cosas que pasan.
J.M.M.: Hay que tener en cuenta que Jatsidakis en España es muy poco conocido, porque se editaba muy poca música griega en España. Yo recuerdo la primera vez que escuché a ese compositor hace muchísimos años, que fue una de las cosas que más me acercó a Grecia. Porque cuando escuchas su música, sientes cómo es el país. Habrá muy pocos griegos que no conozcan a Manos Jatsidakis, y hay muy pocos griegos que no hayan cantado una canción de Jatsidakis… que en sus casas no hayan cantado sus temas. Es un músico nacional, un músico de una calidad extraordinaria. Un músico conocido en Francia, en Alemania, en EEUU, etc. Ha grabado multitud de discos de clásica, música para el cine, para el teatro… Y la gran peculiaridad de esa música es que luego le ponían letra, pero le ponían letra poetas de muchísimo nivel, es decir que es una música muy culta. Es muy culta, pero a su vez está muy enraizada en la población, en la epidermis de los griegos. Cuando un griego oye a Jatsidakis, está oyendo una cosa muy griega. Es un tipo de música que por ejemplo en España no hemos tenido la suerte de generar. Aunque sí es cierto que hay muchos músicos europeos, incluidos españoles, que no han hecho otra cosa más que copiar el método de Jatsidakis, sin llegar ninguno de ellos a la altura de él. Bajo mi punto de vista es uno de los músicos europeos más importantes del S.XX en Europa, y muy conocido. En España menos, repito, pero muy conocido. Y lo que vamos a oír el domingo va a ser un concierto de mucha enjundia, de muchísima calidad, con una gran orquesta. Considero que va a estar muy bien; yo les he oído y la verdad es que estoy muy satisfecho.
E.: Vicky, háblanos de este concierto. Tú, repetimos, eres la cantante de ese grupo al que vamos a oír el domingo. ¿A ti como cantante esas partituras, esos temas de este autor te hacen sentir nostalgia, te hacen sentir orgullo por tu tierra?
V.R.: Sí, claro. Y es un honor interpretar estas canciones, además en esta tierra que me ha acogido y en la que me siento muy a gusto. Abordamos este proyecto desde un enorme respeto y admiración, y con mucho sentido de la responsabilidad. Es una música muy rica en ritmos y en matices, y cuenta con una belleza y elegancia que esperamos poder transmitir. La orquesta se compone de cinco músicos profesionales, que son profesores en conservatorios. Vamos a tener piano, violonchelo, flauta, violín, guitarra, buzuki y mandolina. Asimismo, vamos a enriquecer el programa con algún texto y algún poema. Este acto esconde varias sorpresas y hemos cuidado muchísimo los detalles. Estoy segura de que la gente va a disfrutar mucho. Nuestro objetivo no es que la gente solo acuda al concierto, sino que también lleve la música de Jatsidakis a sus casas.
E.: Pero tiene que ser complicado también transmitir todo eso que nos contaba Joaquín antes. Lo que para vosotros significa esa música siendo griegos. Llevarla a otro país, a otra forma de ser como somos los españoles, ¿no?
V.R.: Es complicado sobre todo porque a veces el sentimiento le desborda a uno.
E.: Aunque estáis acostumbrados a cantarlo, a interpretar esa música, os sigue llevando la emoción, ¿no?
V.R.: Es una música que constantemente se redescubre en Grecia y en todo el mundo. Se reinterpreta, hay nuevas versiones, hay gente joven que la sigue. Es una fuente inagotable de inspiración para nosotros.
E.: Es lo que estaba comentando Joaquín, que está viva todavía.
V.R.: Por supuesto. Y si nosotros nos hemos involucrado es porque llevamos vivo parte del legado de Jatsidakis. Es por eso que hemos diseñado todo este proyecto con mucho cariño.
J.M.M.: Es tan vivo tan vivo que es de los pocos casos de músicos que no siguen en vida, pero que siguen vigentes. Te sorprende muchísimo cómo la gente joven en Grecia sigue a Jatsidakis. No se le vive como una persona del siglo pasado, como un músico ya perdido, se le vive con actualidad. De hecho, hay versiones todos los días, todos los cantantes quieren cantar a Jatsidakis. Todos los cantantes que se precian de algo, la gente joven incluida, todos quieren cantar a Jatsidakis, porque es el más grande de todos.
E.: De todos esos temas –ya sé que te voy a poner en un aprieto, Vicky– que vais a interpretar vosotros, ¿cuál es en el que tú te sientes más cómoda como cantante? ¿El que más te gusta a ti interpretar o el que más te emociona, a lo mejor… ?
V.R.: Es muy difícil destacar solo uno. En estos momentos me gusta mucho la segunda canción que vamos a presentar, que se llama Το πουλί (El pájaro), que es un tema muy envolvente, muy intimista, y el cual tuve la suerte de cantar con María Farantouri el pasado noviembre en la Sala BBK de Bilbao con unos músicos excelentes. Espero que os guste a vosotros también.
E.: Siempre que la vas a interpretar te acuerdas de ese momento en Bilbao.
V.R.: Sí, mucho.
J.M.M.: Cantó en Bilbao invitada por una de las más grandes cantantes que ha dado Grecia en los últimos cincuenta años, María Farantouri. Cantaron juntas esta canción, y la verdad es que fue un momento muy emotivo.
E.: ¿Te salía la voz, Vicky, en ese momento?
V.R.: Es que en teatros así suele haber tanta luz que se proyecta sobre ti, que casi no ves nada. Así que te dices Bueno, estoy sola, voy a cantar…
E.: … ¡y adelante!
V.R.: ¡Exacto!
E.: Joaquín, tú que les has escuchado en otras ocasiones, ¿qué destacarías de este concierto o qué les pedirías a los oyentes que traten de conocer en ese evento?
J.M.M.: Yo lo que diría a los oyentes es que traten de seguir la evocación que tiene esta música. Porque yo cuando escuchaba a Jatsidakis y no sabía absolutamente nada de griego, incluso escuchándolo con letra en griego –o sin letra porque también hay versiones orquestales– a mí siempre me trasladó a Grecia. La primera vez que fui a Grecia fue hace cerca de 40 años, e inmediatamente cuando yo quería evocar el mundo griego tenía que poner un disco de Jatsidakis. Es un músico que llega muchísimo a la gente. Y de este concierto yo destacaría su grandísima calidad. Porque la selección que ha hecho Vicky sobre las canciones –hay muchísimas canciones– son la clave de él y creo que de lo más culto que ha hecho Jatsidakis en su trayectoria. Ha hecho muchas canciones, unas más populares y otras menos populares, pero estas digamos que son de muchísimo nivel. A la gente que le gusta por ejemplo la música clásica o que le gusta la música de autor, no se lo deben perder porque es sorprendente que no lo hayan oído nunca, bajo mi punto de vista.
E.: Y además es una ocasión difícil de encontrar salvo por iniciativas como la de vuestra asociación para poder disfrutarlo en directo.
J.M.M.: Eso sí que quería aclararlo. Es muy difícil encontrar un concierto de este nivel. Llevo muchos años persiguiendo la música griega y nunca he asistido a espectáculos de este calibre. Como el que tuvimos de rebético el año pasado aquí en la Casa de la Cultura. Muchos griegos se sorprendieron de que hubiera un concierto de rebético en Laredo. Sinceramente no se lo esperaban.
E.: Pues con todos estos detalles organizáis un concierto que a mí se me antoja precioso, con el sonido característico de todos esos instrumentos que nombraba Vicky antes, y a que los españoles nos hacen pensar en Grecia.
J.M.M.: Que no tenga miedo el público, porque además vamos a entregar las letras de las canciones en castellano, traducidas por Vicky y por un compañero nuestro filoheleno de Alicante –que es un trabajo también–. No estamos hablando de letras de canciones al uso, estamos hablando de canciones que son poéticas, son auténticos poemas, que tiene su complejidad traducirlos. Los vamos a entregar al público para que vayan ellos poniéndose en situación a lo largo del concierto.
E.: La poesía, Vicky, desde tu punto de vista de traductora es uno de los aspectos más complicados de transmitir al público cuando se traduce, ¿no?
V.R.: Desde luego, pero no queríamos perder esa parte, porque es fundamental. La música de por sí es un lenguaje universal digamos, y la música de Jatsidakis precisamente es pura poesía, pero la parte de la letra también hay que conocerla. Para mí es imprescindible.
E.- Así que desde luego si no conocen el griego como lengua –que es lo más habitual–, por lo menos podrán saber qué es lo que canta Vicky Rouska en ese concierto junto a sus compañeros, esos instrumentistas espléndidos que nos comentaban. Joaquín Martínez, Vicky Rouska, gracias por estar con nosotros. Les invitamos a este concierto: domingo a las 8 de la tarde en la Iglesia de Santa Catalina, un lugar precioso para un concierto de estas características. Gracias.
J.M.M., V.R.: Gracias a vosotros.

Presentación del libro “Theo Angelopoulos” en Bilbao el 08/04/2016

CL-Presentacion-Theo_Angelopoulos-A2 (3).jpg ultima

Es costumbre afirmar que la Historia es la sustancia que anima las películas de Theo Angelopoulos (1935-2012). La de su país, Grecia, en primer lugar, y por extensión también la de Europa. De ello son buenos ejemplos títulos como Días del 36 (1972), El viaje de los comediantes (1974-1975), Los cazadores (1977), La mirada de Ulises (1995), Eleni (2003) y El polvo del tiempo (2008), este último desdichadamente aún sin estrenar entre nosotros. El resto de sus títulos, por el contrario, no verifica tal aserto. Ni Reconstrucción (1970), su primer largometraje, ni Alejandro el Grande (1980), Viaje a Citera (1984), El apicultor (1986), Paisaje en la niebla (1988), El paso suspendido de la cigüeña (1991) o La eternidad y un día (1988) la incluyen como elemento decisivo. Apreciar las diferencias entre uno y otro segmento de su filmografía es uno de los objetivos de este trabajo. Su obra representa una de las cumbres de la modernidad cinematográfica alumbrada inmediatamente después de mayo del 68, y hace del plano secuencia y la amalgama de tiempos dos de sus características mayores.

Intervendrán:
Manuel Vidal Estévez, autor del libro
Jesús Vidal Villalba, profesor y filoheleno
David Pérez Merinero, escritor
Joaquín Martínez Mollinedo, vicepresidente de Periplo

Casa del Libro, Alameda de Urquijo, 9, Bilbao.
8 de abril, a las 19:00 horas.

9788437633510

Presentación del poemario “Aniversario” de Dimitris Angelís en Santander

17_02_2015_A_CAMUS

El viernes 14 de agosto a las 19:30 h en la Librería Gil de la Plaza de Pombo de Santander, se presentará el poemario Aniversario (Valparaíso Ediciones) del poeta griego Dimitris Angelís.

En el acto, que organizan la Librería Gil y la Asociación Sociocultural Filohelena “Periplo”, intervendrá el autor homenajeado, así como el poeta torrelaveguense Carlos Alcorta. Se recitarán poemas de Aniversario y Angelís firmará ejemplares del libro.

Dimitris Angelís (Atenas, 1973). Es una de las voces más personales de la nueva poesía griega, en la que tradición y modernidad se conjugan para explicar los problemas de nuestro tiempo. Doctor en Filosofía, dirigió la revista literaria Nea Efthini y actualmente Frear (Pozo). De sus libros de poemas destacan Filomila (1998), Una muerte más (2000), Aguas míticas (2003), Aniversario (2008) y Confirmando la noche (2011). Además, ha publicado libros de ensayo y de relatos. Aniversario fue reconocido por la Academia de Atenas con el Premio Porfyras y fue finalista del Premio Nacional de Poesía.

Entrada libre y gratuita hasta completar aforo.

TRES POEMAS SOBRE LA CRISIS

1.

Comienzo del nuevo día, horcas puntiagudas
los dos primeros palos del sol.

Abre el cuaderno, poeta: ¡Escribe!

Cuidado con los nuevos lanceros, emigrante: ¡Tienes hermanos!

Araña el muro de musgos, niño recién despertado: ¡Vive!

Porque cada mañana tiene su niño, su poeta y su emigrante.
Y cada noche su muro ineluctable, su libro amargo, su brusco capitán de armas.

Igual que tú vistes la ferocidad de tu belleza para galopar
yo me quedo apartado y te admiro como caballo
de la estepa más mía.

2.

Mi ciudad hoy es una niña inmadura,
asustada, con un vestidito sucio,
se sienta en los escalones de su edificio,
tiende la mano a los transeúntes,
recoge dientes partidos,
echa pastillas en la acera, grita
pío pío a las palomas para que se acerquen,
y cuando no la miran
les saca la lengua.

Mi ciudad hoy es una niña inmadura,
bandera de una terquedad roja su vestidito sucio;
abraza sus rodillas desolladas, arruga los labios,
decapita mariposas, quema contenedores de basura;
con los botines de su saqueo prepara
un nuevo collar,
viene su madre, le tira de la oreja,
se niega a su madre
se niega a crecer,
nunca habla.

Cada tarde toca música
contando con una cuchara los rombos
de la tela metálica.

3.

La luna corría por las venas de los árboles,
dándoles un aspecto de muerte
plateada.

El adivino, contando en su mundo inhóspito otras sombras,
las llamaba ciervos.

El vendedor ambulante ofrecía sus recuerdos de los patíbulos
de las viejas baronías.

Todos los compraban.

Y el asesinato tenía una belleza brutal
como en Macbeth.

Traducción de Virginia López Recio

[Ver el vídeo de la presentación del poemario]

Reportaje: Presentación en Madrid del poemario «Reflexiones en un sacro jardín marino»

thalassokipos_001_lpg

Petros Malamidis – «Reflexiones en un sacro jardín marino»
Edición bilingüe griego-español
Traducción de Vasiliki Rouska y Emmanuel Vinader
(Editorial Sial Pigmalión – Madrid, 2015)

A mediados de junio de 2015, tuvo lugar en Madrid la presentación del poemario Reflexiones en un sacro jardín marino de Petros Malamidis.

El público hispanohablante tomó por primera vez contacto con la obra en la Feria del Libro de Madrid, en la caseta 242 de la editorial Sial-Pigmalión, donde el poeta firmó ejemplares del libro. Igualmente, en el marco de la Feria del Libro, esta edición bilingüe en griego y español recibió el premio «Escriduende» en la categoría de Mejor obra traducida, en el edificio Casa de Fieras de El Retiro. La traducción corrió a cargo de Vasiliki Rouska y Emmanuel Vinader.

Este fue el tercer año en que se otorgaron los Premios «Escriduende», que tomaron su nombre de la conocida leyenda del duende del parque de El Retiro, de quien se decía que, en tiempos de Felipe V, hacía que las flores del parque floreciesen como por arte de magia. De hecho, cada otoño el parque se llenaba de hojas y colores. Ahora, cada primavera se llena nuevamente de hojas, pero esta vez gracias a la Feria del Libro de Madrid.

La presentación del libro se celebró el lunes 15 de junio, a las 7 de la tarde, en el histórico Café Libertad 8, en pleno centro de Madrid. La Embajada de Grecia en la capital española, en consonancia con el propósito de difundir la lengua y la cultura griega, apoyó el evento no solo moralmente, sino también con la presencia de la responsable del Departamento de asuntos educativos y culturales, la sra Vasia Mourika, y de la responsable de la Oficina de Prensa, la sra María Siadima.

En primer lugar, el presidente del Grupo Editorial Sial-Pigmalión, Basilio Rodríguez Cañada, presentó y coordinó el evento (ver el vídeo de su intervención). Seguidamente, el poeta Petros Malamidis tomó la palabra (su discurso puede leerse más abajo) y, a continuación, hablaron sobre su trabajo los traductores del libro, Vasiliki Rouska y Emmanuel Vinader. Después, este último recitó poemas en español junto a la coordinadora de la edición, Sofía Roilidou, que expresó su agradecimiento y recitó poemas en griego. Por último, el profesor y helenista Bernardo Souvirón habló sobre el poemario y dio una breve conferencia sobre el valor del humanismo, cuyo espíritu encontramos extendido por todo el libro.

La obra de Petros Malamidis forma parte de una serie de publicaciones de poesía bilingüe del grupo editorial, y como tal contribuye a la difusión de la literatura griega en el mundo de habla hispana.

10007313_10153315856381327_4136200311688431044_o
Feria del Libro de Madrid, caseta 242, Grupo editorial Sial Pigmalión
15-06-14 FeriaPremioDomingo (35)
Premio Escriduende al Mejor libro traducido
15-06-14 FeriaPremioDomingo (60)
El autor del libro con los traductores y el premio recibido
03
Petros Malamidis presentando su libro
10
Todo el equipo al finalizar la presentación


La intervención de la coordinadora de la edición


La intervención del helenista Bernardo Souvirón


Clausura del acto por el editor Basilio Rodríguez Cañada

A continuación sigue el texto que leyó el autor en la presentación de su libro:

En primer lugar me gustaría agradeceros a todos, sin excepción, por compartir este momento con ocasión de algo que he escrito. Con el presente texto no pretendo analizar el contenido del libro, sino a grandes rasgos hacer comprensible un mecanismo complejo que me condujo, al igual que a muchos otros autores, a escribir una obra.*

Me pregunto si de verdad existen obstáculos, y sin embargo empezaré por ellos. Por mucho que intentara en mi interior la palabra liberarse, esos obstáculos le sellaban la boca. Entonces, la palabra se partía en pedazos, se recomponía, como cuerpo vigoroso y firme como un puño, cada vez más vehemente se abalanzaba hacia afuera. Un obstáculo, desde mi niñez, cuando empecé a urdir versos, a veces mundanos y graciosos, y otras veces ininteligibles hasta para mí mismo, fueron mis queridos padres. La dulce preocupación de la madre y del padre, que en medio de su pobreza soñaban un futuro mejor para su hijo; que no les saliera sensible, con la cabeza en las nubes, parvo o, aún peor, Poeta. Otro obstáculo más, la educación obligatoria. Un mecanismo criminal para la conciencia que todavía no sé distinguir si en primer lugar crea el molde para el accesorio o al revés. A continuación llegaron amores, como de costubre cuantiosos, y el intento de conquistarlos con cualquier mezquindad de la que un conquistador debe valerse según los actuales estándares que impone la sociedad. Diversas creencias políticas para el cambio de toda una sociedad sin saber, pobre de mí, cuál era mi papel y cuál era el inicio de mi itinerario interior para empezar de alguna manera a existir en este mundo. El catálogo de las dificultades es interminable y seguirá existiendo. Se me antoja de la siguiente manera: como máscaras que sin querer aprendes a llevar desde tu nacimiento y cada vez más te alejas, sin tomar conciencia de tu verdadera persona. Y si la circunstancia lo trae, o si tú mismo la persigues, recoges lo que queda de tus fuerzas y comienzas a destruir a ciegas, sin saber el qué. La creación, de facto, te espera ya en algún lugar.

Por una parte, pues, están los obstáculos, y por otra, un grito. Como dos enemigos ancestrales, y yo un observador, a la defensiva, de su ataque inminente. Unas veces dominado por una alegría inexplicable, y otras por el terror. Como una dramática lucha próxima a comenzar en medio del intento de no perder el contacto con el mundo exterior, comer, dormir, conseguir un jornal; y sin embargo, todo lo externo, con regocijo narcisista, me parecía poco. Dirías que lo externo, esa poca cosa, no llegaba a alimentar lo mucho, lo interior, ¡lo que venía después! Y entonces, como siempre, sin estar preparado, todo aquello dispuesto a batallar, desenfundó espadas, atacó, hizo sangrar el alma, sangre que goteaba y se convertía en verso. Lucharon las dos fuerzas, se fundieron, se convirtieron en una; algo en mi interior moría lentamente, y yo con él, lleno de vida, fascinado, la muerte y la vida, unidas en un mismo trayecto, uno solo y dispuesto a la lucha, en el que cuanto cosechaba otro tanto sembraba, y finalmente su flor terminaba siendo una sola, y su nombre Amor. Viejos obstáculos, enemigos y aliados ancestrales, se convirtieron en uno y no los podía distinguir.

Tras semejante choque “entre dioses y demonios”, luchaban y se aliaban mis reflexiones, como en un cortejo orgásmico, y antes de darme cuenta ya se gestaba dentro de mí el Jardín Marino. Una poesía que estaba experimentando y que siempre había querido leer, se escribía con dolor, con alegría. Como si estuviera inmóvil y tuviera frente a mí un espejo en el que viera el tiempo atravesar con ímpetu mi cara, y yo, como un observador, me detuve luego a sopesar, qué queda y qué no queda, qué me nutre y qué no. Y vi caer una a una las oscuras máscaras. Y unas veces algo brillaba ante mí y otras se oscurecía.

Hasta que descubrí las raíces y de nuevo me encontré allí donde había empezado: En la más absoluta soledad. Pero cuanto más solo creía que estaba, igualmente solos e impotentes estaban todos a mi alrededor. Callaron las inagotables pasiones, las pérdidas, el miedo a la muerte, a la par que su semilla espinosa comenzaba a brotar sangrienta, llena de vida. Me agarré, pues, de nuevo allí donde había empezado. Pero ahora yo era diferente. Sabiendo ahora con certeza que ante esta Magna profundidad nadie se detiene sino que apenas empieza a andar. Y en ese momento, con el pensamiento como aguja y el corazón como vela, o al revés, se dispuso la mano a tejer las reflexiones. Y esa mano aunaba las soledades, y en el fondo de la tristeza miraba la alegría de la colectividad. Y surgió la duda: ¿A qué arte he de entregarme? El corazón no entendía. Me entregué y nació con naturalidad el Jardín Marino. Mis preguntas sobre el arte no tardaron en encontrar respuestas.

Arte no es excavar en tus versos personales y hallar, con vanidad narcisista, el colorido de las palabras y nadar con ellas en la corriente de su tiempo arrastrando a otros, entretenidos en aguas someras, tan sólo para que te admiren. Arte no es la efímera ola que ni refresca ni ahoga y provoca admiración al anuncio del nuevo día.

Arte no es la esquizofrenia con sus geniales delirios. No es una falsa impresión que de manera pasajera tentará nuestro ego para retirarnos luego al día a día hasta el siguiente libro, para ganar nuevamente el aprecio de los demás. No tiene altibajos el arte, ni perspectivas ajenas. Todos somos uno.

Arte es el eje. La Magna profundidad que, conociendo su existencia o no, todos compartimos. Es esa fuente inmóvil sin la cual no hay nada. Es el ojo del huracán, tan sólo el ojo. Saber arremolinarse de forma diferente es un asunto personal. Pero lo personal estrictamente, incluso lo mío, incluso para mí mismo conlleva pesadez. Lo que hay tras las apariencias es el verdadero compartir.

Arte es el arte de la conciencia. De la conciencia de la pérdida, de nuestra propia muerte, del dolor, de la alegría, del amor, de la vida. Y, por encima de todo, que todos estamos aquí y ahora, y que esta grandeza la debemos a algo. Por último, arte es el medio que nos conduce a ese algo. Y es nuestro deber, dejarnos guiar hasta allí y entregarnos a ello.

A través de este Jardín Marino, este granito de arena que humildemente deposité en el desierto de Dios, que encuentre cada uno su propio oasis, cualquiera que sea éste, y descansando reflexione con el corazón, calladamente, el sentido de su trayecto, cuyo destino es el Amor.

* El texto fue traducido por las mismas personas que han traducido el Jardín Marino: dos amigos y profesionales maravillosos, Vicky Rouska y Emmanuel Vinader. Además el libro en cuestión no hubiera sido publicado sin el padre de la editorial Sial Pigmalión, Basilio Rodríguez Cañada, que desde el primer momento que nos conocimos me ha hecho sentirme como un hijo de su familia editorial. La labor de la coordinadora, Sofía Roilidou, siempre será un ejemplo de paciencia y persistencia para lograr algo en la vida y, por supuesto, el magnífico prólogo del Profesor Bernardo Souvirón que me parece como una introducción o continuación del propio libro.

El libro puede adquirirse en librerías o contactando directamente con la editorial, que lo remite sin gastos de envío añadidos:

Pigmalión Edypro
c/ Bravo Murillo 123, 3º izda, 28020, Madrid (España)
correo electrónico: info@pigmalionedypro.es
teléfonos: 91 535 41 13 – 686 500 013